Salida del Carbón en Chile

Desde los años 90s, el crecimiento económico chileno ha estado aparejado a un continuo aumento de la demanda energética. Para garantizar el abastecimiento de energía luego de la pérdida del suministro de gas proveniente de Argentina en el año 2005, se construyeron plantas de energía, principalmente térmicas en base a carbón importado (hoy el 86% del carbón es importado). Pero los efectos sobre el clima hoy son claramente visibles: el total del sector energético chileno es responsable del 78% de las emisiones del país. De las cuales solo el 32% están relacionadas con la generación de electricidad. Todavía, el 40% de la energía eléctrica requerida, se genera a partir de carbón. Hay 25 (antes 28) unidades de centrales eléctricas de carbón con una capacidad total instalada de 5.195MW, operadas por tres multinacionales y una empresa nacional.

Como perspectiva para el futuro, sin embargo, Chile tiene el potencial de ofrecer más de 1.800 GW en energía renovable. Las ambiciones de descarbonización se ven subrayadas por una prevista salida total del carbón. En 2018 se creó una Mesa de Retiro de plantas a carbón (comisión del carbón) para elaborar las medidas recomendadas por el Gobierno y evaluar diversas estrategias de salida. El 11 de junio de 2018 se realizó la primera reunión de la Mesa de Retiro y/o Reconversión de Unidades a Carbón con 25 representantes de empresas e instituciones. Hasta enero de 2019, se celebraron un total de nueve reuniones de la Comisión del Carbón. El 4 de junio de 2019 el presidente chileno Sebastián Piñera anunció el inicio de la salida con el cierre de ocho centrales eléctricas a carbón para el año 2024. Se han firmado protocolos oficiales con cada uno de los cuatro operadores de las centrales, en los que las empresas se comprometen a descarbonizar y declaran su voluntad de invertir en energías renovables al mismo tiempo.

Estos compromisos concretos se ampliaron en la COP25 (Madrid) añadiendo dos unidades más de centrales de carbón en el primer período de eliminación. En Mayo 2020, anunciaron el cierre anticipado de dos centrales más (Bocamina 1 y 2 en Coronel, BíoBio). Se ha programado el retiro de un total de doce plantas de 1731 MW, lo que reducirá la capacidad instalada de carbón del país en alrededor de un tercio. En mayo de 2020, ya se han desmantelado 334 MW. Los cierres posteriores a 2024 se definirán en función de la evolución de la demanda de electricidad de Chile y de la rapidez con que se añadan e integren las energías renovables en la red eléctrica chilena. A más tardar en 2040, todas las centrales eléctricas de carbón de Chile deberán estar cerradas.

Temas tratados en la Mesa de Retiro / Reconversión de Unidades de plantas a Carbón

La necesaria reestructuración de la generación de energía tiene amplias repercusiones en varias áreas. Por un lado, debe asegurarse la integración de energías renovables más variables, como la eólica y la solar, dentro de la red eléctrica. La estabilidad del sistema eléctrico chileno (red lineal con carácter insular) y la escasa antigüedad de algunas centrales eléctricas de carbón existentes (el 64% de las centrales eléctricas tienen menos de 10 años) se identificaron como temas especialmente delicados. Por otra parte, la dependencia económica de las comunidades donde funcionan las centrales eléctricas de carbón y la de los trabajadores de las minas de carbón son elementos cruciales a tener en consideración cuando no existen otras alternativas económicas. También se requiere una conversación con la sociedad civil para lograr y mantener la aceptación social de los parques eólicos y las plantas fotovoltaicas. Por consiguiente, el apoyo de las comunidades a una "transición justa" reviste especial importancia, así como la búsqueda de alternativas técnico-económicas para aprovechar la infraestructura de las centrales eléctricas de carbón retiradas del servicio. Un ejemplo es la posible conversión de una central de carbón a un sistema de almacenamiento de energías renovables (la llamada "Batería Carnot"), un proyecto que está siendo discutido actualmente por la GIZ (junto con el Centro Aeroespacial Alemán DLR) y los operadores de las centrales.

Para facilitar los pasos políticos dados en Chile, la GIZ estuvo representada en la comisión del carbón y ha creado una base factual reconocida para la eliminación del carbón mediante estudios básicos en el marco del programa 4e (Proyecto "Descarbonización del sector energético chileno", financiado por el BMU).

En la reunión virtual del Comité Directivo del 29 de enero, el Ministro chileno Juan Carlos Jobet y el Secretario de Estado Andreas Feicht acordaron establecer dos grupos de trabajo, "Carbon phase-out, renewables phase-in" e "Carbon Neutral Innovations". En este último, el BMWi y el Ministerio de Energía de Chile colaboran en la búsqueda de formas para llevar a cabo un proceso de transición exitoso y justo desde un sistema de energía fósil a uno renovable.

Further Reads

Primera reunión bilateral

Aprender más

Primera reunión del Comité Directivo

Aprender más

Just transition, but how?

Aprender más

Downloads

Reporte

NDC y Plan de Carbono Neutralidad 2050 (Ministerio de Energía de Chile)

Descargar
EN